Archivos de la categoría ‘crisis economica’

Una empresa que no innova está cavando su propia tumba, pues hoy en día existen muchos competidores los cuales están dispuestos a hacer cualquier cosa por tal de desplazarlas del mercado y poder atender mejor a los clientes.

La estrategia de las empresas que apuestan por la innovación se basa en cuatro pilares: ser capaces de ver más allá de los modelos tradicionales de negocios, aprovechar las tendencias de mercado, maximizar los recursos y entender las necesidades de su industria en particular.

La innovación es “el proceso en el cual a partir de una idea, invención o reconocimiento de una necesidad se desarrolla un producto, técnica o servicio útil hasta que sea comercialmente aceptado; innovar no es más que el proceso de desarrollar algo nuevo o que no se conoce a partir del estudio metódico de una necesidad, ya sea personal, grupal u organizacional, para lograr una meta económica.

 Para innovar es necesario un amplio conocimiento de una necesidad, no todas las ideas innovadoras tienen éxito, por tanto, es necesario jugar con todas las herramientas necesarias para que la innovación no solo sorprenda sino que también funcione. Primero debe definirse porque se desea innovar, se establecer objetivos claros y cual es el impacto que se espera. Todo esto ayuda a definir el tipo de innovación que se quiere lograr.

 La innovación es el elemento clave que explica la competitividad.  Innovación y competitividad van de la mano, es decir se está buscando crear valor de la empresa o  marca  para que se logre un posicionamiento en la mente del consumidor y así ser reconocidos como líderes en la categoría.

 Pero hay que entender que la innovación, por sí sola, no garantiza necesariamente, que se alcance la competitividad. Se deben establecer metodologías y estrategias definidas para poder innovar. Realizar un estudio frío de los factores que intervienen en el proceso para la innovación y de las oportunidades existentes en los diferentes escenarios, siempre serán herramientas elementales ; también, detrás de la o las ideas innovadoras se encuentra la persona o el equipo de personas que las ha creado. Por lo general, cuando el creativo es una sola persona la idea debe ser evaluada por un equipo multidisciplinario, igualmente si la idea ha surgido de otro equipo multidisciplinario.

 

Anuncios

 

 En la actualidad los servicios han tomado igual importancia que los productos tangibles; el marketing de servicios a evolucionado debido a la necesidad de las empresas de expandir sus ventas a nivel mundial;

Entenderemos por servicios a “todas aquellas actividades identificables, intangibles, que son el objeto principal de una operación que se concibe para proporcionar la satisfacción de necesidades de los consumidores.”

De lo anterior se deduce que las organizaciones de servicios son aquellas que no tienen como meta principal la fabricación de productos tangibles que los compradores vayan a poseer permanentemente, por lo tanto, el servicio es el objeto del marketing, es decir, la compañía está vendiendo el servicio como núcleo central de su oferta al mercado.

Características de los Servicios

Se han sugerido varias características para ayudar a distinguir bienes y servicios. Es la combinación de estas características la que crea el contexto específico en que debe desarrollar sus políticas de marketing una organización de servicios. Las características más frecuentemente establecidas de los servicios son:

Intangibilidad: Los servicios son esencialmente intangibles. Con frecuencia no es posible gustar, sentir, ver, oír u oler los servicios antes de comprarlos. De lo anterior se deduce que la intangibilidad es las características definitiva que distingue productos de servicios y que intangibilidad significa tanto algo palpable como algo mental.

Inseparabilidad: Con frecuencia los servicios no se pueden separar de la persona del vendedor. Una consecuencia de esto es que la creación o realización del servicio puede ocurrir al mismo tiempo que su consumo, ya sea este parcial o total.

Heterogeneidad: Con frecuencia es difícil lograr estandarización de producción en los servicios, debido a que cada “unidad”. Prestación de un servicio puede ser diferente de otras “unidades”. Además, no es fácil asegurar un mismo nivel de producción desde el punto de vista de la calidad. Asimismo, desde el punto de vista de los clientes también es difícil juzgar la calidad con anterioridad a la compra.

Perecibilidad: Los servicios son susceptibles de perecer y no se pueden almacenar.

Propiedad: La falta de propiedad es una diferencia básica entre una industria de servicios y una industria de productos, porque un cliente solamente puede tener acceso a utilizar un servicio determinado.

 Algunas de las últimas tendencias del marketing de servicios:

A) Mobile marketing

B) Marketing bursátil

C) Marketing viral

D) Marketing de guerrillas

E) Marketing relacional

F) Marketing interno

G) Marketing social

 

Los tiempos que estamos viviendo presentan cada vez situaciones más difíciles; es casi imposible que ninguna empresa alrededor del mundo mundo se tope con  situaciones desagradables  en la que se vea en aprietos o tenga que tomar decisiones muy apresuradas esto debido a  la crisis económica que nos estamos enfrentando.

Es por ello que existen varias cosas que hay que tener siempre presentes y darles la importancia debida entre ellas tenemos:

Negar el impacto de la crisis: Se debe aceptar que las cosas no están bien incluso en el caso de empresas que aparentemente todavía no se han visto afectadas por la crisis, Siempre existe una ramificación de impacto,  aunque sólo sea en aspectos parciales, la crisis acabara afectando a casi todas las compañías del país.

No extremar la cautela: Las empresas no deben descuidar ni sus ingresos, ni sus gastos. Es importante seguir de cerca la evolución del mercado y de las ventas.

Descuidar la comunicación: En momentos de crisis es especialmente necesario gestionar adecuadamente las comunicaciones con el entorno: clientes, proveedores, Administración, empleados y stakeholders.

No ponderar los costes e ingresos para casa escenario: es importante estimar situaciones de “máximo y mínimo riesgo”, a fin de prever las posibles actuaciones de contingencia en cada una de ellas.

“Pasar” de los presupuestos y del endeudamiento: En función de la flexibilización de la que se dispone, es preciso ajustar los gastos en la cuenta de resultados prevista de la empresa, y lograr su estricto cumplimiento.

Descuidar la delegación de decisiones: Frente a la incertidumbre reinante, muchas decisiones anteriormente delegadas o automatizadas, deben de ser examinadas y, quizás, recentralizadas de nuevo.

Continuar “sin más” los proyectos e inversiones en curso: Es preciso reconsiderar los proyectos en marcha o previstos, manteniendo en el congelador aquellos que no vayan a mejorar a corto plazo los resultados o la facturación

 

Desatender a los posibles cambios del mercado: La situación reinante y el empeoramiento de las expectativas provocan un acelerado y continuo cambio en las pautas de comportamiento de los agentes que intervienen en el mercado.

Sobre reaccionar: La crisis es una situación delicada, por lo que no se deben tomar decisiones apresuradas. Se debe imponer la templanza. Tan desaconsejable es la reducción masiva de personal, como lanzarse a hacer contrataciones indiscriminadamente.

No prever los posibles escenarios una vez superada la crisis: Existe un después de la crisis y hay que pensar en él. El empresario ha de imaginar cómo puede quedar el sector, y replantearse la búsqueda de nuevos mercados y productos para cuando termine la crisis.

Todo lo anterior se tiene que tomar en cuenta pues no sabremos con la situación que nos enfrentaremos, y cuando se llegue ese día es de estar preparados para saber que hacer.

 

Al abrir los periódicos hoy nos encontramos con gráficas a la baja, malos datos de empleo y el crédito están en mínimos, el número de hipotecas se desploma, las ventas minoristas ha caído… gran cantidad de los problemas vienen porque no nos sabemos vender

La falta de visión, de estrategia, de Marketing, es una losa que nos persigue. Si supiéramos vender nuestra imagen, nuestra marca, nuestras empresas, nuestro trabajo, la situación sería otra.

La planeación estratégica forma parte importante del éxito que se desea, ya que hay que tener en cuenta muchos detalles como: Encontrar una palabra que los identifique o diferencie de la competencia con la cual lograrían lealtad en los clientes, además deben buscar los medios adecuados para publicitar sus productos, es decir lo que ofrecen como empresa, Convencer de lo que están vendiendo es sumamente superior al de la competencia.

Además buscar excelentes relaciones con sus empleados y proveedores pues hay que recordar que todas estas relaciones repercuten al momento de realizar una venta.

Un grave error de las empresas en la actualidad es que solo piensan como generar utilidades en el corto plazo, cuando en realidad lo que es de vital importancia es crear relaciones o lealtad con los clientes pues con esto esta asegurando su éxito a futuro, no solo porque estos clientes le compraran otra vez; si no porque estos clientes recomiendan sus productos a otras personas que se convertirán en clientes nuevos y esto se traduce a mayores ventas.

Hay que potenciar urgentemente el Marketing Estratégico y las Ventas Inteligentes.

 

 

En la actualidad vivimos en una crisis muy profunda y por ello el consumidor a modificado su comportamiento, y las empresas han tenido que adaptarse y cambiar sus formas de comunicación.

Existen 7 tipos de consumidores: El rebelde, El soberano, El protector, El solidario, El espíritu libre y e critico impasible.

El soberano: El está decidido a seguir con su vida normal a pesar de los momentos de crisis, se adapta y es muy flexible tiene una actitud positiva y confianza en sí mismo.

El protector: Esta muy a la expectativa de lo que pasara es por ello que es bastante prevenido y se prepara para lo peor hasta el punto de disminuir su gasto.

El Experto: Necesita mucha información para realizar una compra, no se va por lo que le ofrecen porque a perdido la confianza en las instituciones, es muy selectivo a la hora de realizar una compra.

El solidario: Tiene una actitud responsable pero pragmática, Piensa en los demás así como piensa en el, busca las soluciones prácticas.

El rebelde: Para el no es momento de crisis, tal vez para los demás es por ello que aprovecha comprar muchas cosas por la crisis no repercute directamente en el.

El de espíritu libre: Busca la manera de pasar desapercibida una recesión el lo ve como algo natural que a la larga tiene que pasar, Busca adaptarse a cuestiones poco dolorosas y no está dispuesto a renunciar a nada.

Critico impasible: Este tipo de consumidor observa las reacciones de los demás consumidores ante la crisis y solo critica desentendiendo la situación.

Es un verdadero reto para las empresas tratar con esta cantidad  de tipos de consumidores, pero en la actualidad no les ha quedado más opción, pues si ellas no lo hacen habrá otras que si los entenderán.

 

En la actualidad el mundo de los negocios esta plagado de un sin fin de competidores que esperan la primera oportunidad para asechar y acabar con sus otros adversarios.

Pero esto sucede con las Empresas que se quedan estancadas con sus productos  o simplemente ofrecen el mismo  que está ofreciendo la competencia, Pero existe una modalidad o un tipo de personas que llegan a la cima y hay pocas posibilidades de que la competencia la competencia los alcance: Estas personas son EMPRENDEDORES.(El emprendedor no nace se hace).

Emprendedor es un término que tiene múltiples significados, según el contexto en que sea empleado así será la connotación que se adjudique, En el ámbito de los negocios el emprendedor es un empresario, es el propietario de una empresa comercial con fines de lucro, es alguien que se aventura a una nueva actividad de negocios, es un buen administrador. En cambio en el ámbito académico emprendedor es un vocablo que denota perfil, un conjunto de característica que hacen actuar a una persona de una manera determinada y le permite mostrar ciertas competencias para visualizar, definir y alcanzar objetivos.

Estos individuos se caracterizan por su capacidad para crear e innovar, es decir, salen de la costumbre y hacen cosas diferentes para mejorar lo existente, Existen diversas forma de definir y entender el termino emprendedor, sin embargo, los más variados autores coinciden en que tal vocablo se deriva de la palabra entrepreneur, que a su vez se origina del verbo francés entreprendre, que significa    “encargarse de”.

Un emprendedor posee una serie de características importantes entre ellas podemos mencionar:

–          Compromiso total, determinación y perseverancia.

–          Capacidad para alcanzar metas.

–          Orientación a las metas y oportunidades

–          Iniciativa y responsabilidad

–           Persistencia y solución de problemas.

–          Realismo

–          Autoconfianza

–          Altos niveles de energía

–          Busca retroalimentación.

–          Toma riesgos calculados.

–          Integridad y confiabilidad

–          Tolerancia al cambio.

 

Todas estas características tendrían que ser los requisitos de las personas que se encuentren al mando de las empresas en la nueva era, pues están serán las personas que lleven de los lleven de la mano a un ÉXITO garantizado.

 

 

La crisis que estamos viviendo hoy en día obliga a las empresa a centrar sus esfuerzos en las ventas  y para ello debemos venderle al cliente beneficios y soluciones en lugar de un simple producto.

Actualmente estamos viviendo un cambio de ciclo económico y cultural que repercute en todas las áreas de la economía de un país y, lógicamente, en el consumo. La recesión a provocado que el cliente cambie su actitud impulsiva de comprar a ser un poco más racional en el gasto de sus escasos ingresos (recursos), el consumidor es más exigente debido a que cuenta con una amplia información sobre productos y mercados a la hora de realizar una compra por lo tanto exige que los productos tengan un valor agregado.

Internet ha venido para quedarse y el cliente lo sabe y se vale de ello para comprar con conocimiento, es decir busca el mejor producto. Lejos quedarán las etapas en las que la gente actuaba por impulso, por lo que habrá que estar más preparado a la hora de la venta y ofrecer  más que productos soluciones que faciliten la vida de las personas o clientes.

A esto se une la competencia, que actualmente se está volviendo cada vez más agresiva, porque un productor no puede mantener una ventaja por mucho tiempo por lo que mecanismos como los sistemas de fidelización deberán cobrar mayor protagonismo. Las personas quieren ser escuchadas y por ello que las empresas utilizan sistemas de atención al cliente que le sirven a la empresa para saber los gustos y necesidades de sus posibles clientes y así adecuar el producto según la necesidad de cada cliente.

Todos los cambios que se están gestando en el mercado, le van a dar el protagonismo al cliente, por lo que las empresas se verán obligadas a evolucionar bajo una óptica de Marketing Estratégico si quieren seguir en activo. Durante mucho tiempo no han sabido valorar las aportaciones del cliente y esta época acabará pasando factura a todas aquéllas que han dado la espalda al mercado.